Cargando...

Secciones

Publicidad

Mascotas asesinas contra toros pacifistas y mariachis en los huesos

Publicidad

El cine infantil de estas navidades vuelve a solemnizar a la familia y ablanda su humor, dejando el espíritu más gamberro de lado. El reestreno de ‘Gremlins’, más de treinta años después de su aparición, es la válvula de escape para tanto buenismo.

Culturas

Muertos, corridas de toros salvajes, fuerzas oscuras, mascotas violentas… condimentadas con dosis, no siempre controladas, de empalago, sensiblería, chistes blandísimos y mucha música, y servidas con más o menos destreza técnica: ya está aquí el cine infantil de esta Navidad. Y la historia se repite. Tópicos, cantos a la familia y al respeto a los mayores, algunas apropiaciones culturales y libros infantiles ya legendarios compiten en la taquilla con el monstruo de dos cabezas. Disney/Pixar ya hace caja con Coco, Fox intenta sacar buena tajada con Ferdinand y el resto se reparte las sobras.

Publicidad

Casi todas, de cara al público infantil, son apuestas seguras, pero la verdaderamente divertida, la única gamberra, la que se escapa al control de espíritu navideño convencional, la que va a dejar auténtico sabor de cine es una película ¡de hace más de treinta años! Gremlins. El clásico de Joe Dante se reestrena el 29 de diciembre. Eso sí, un apunte para padres despistados: en 1984 cuando se estrenó, algunos niños salieron aterrorizados de las salas, aunque el efecto es difícil de repetir hoy –han cambiado mucho las cosas-, no es una cuestión que deba dejarse aparte.

Los valores familiares

A su lado, el buenismo de Coco y Ferdinand se hace más pronunciado, pero, desde luego, no entraña riesgo alguno para la sensibilidad infantil, más allá, tal vez, de algunas lágrimas. La primera, en cartelera desde el pasado 1 de diciembre, es la gran baza de Disney/Pixar para esta Navidad. Magníficamente hecha, calculada emocionalmente al milímetro, con un ritmo perfecto para que el público infantil no pierda el interés, la película que dirigen Lee Unkrich y Adrián Molina es una vuelta a la filosofía Disney y a su ‘sagrada’ institución familiar.

Coco es la aventura de Miguel, un niño de doce años que sueña con ser cantante, en el Mundo de los Muertos. Allí, el Día de los Muertos, conocerá a Héctor, un esqueleto con mucha marcha, y a sus antepasados. Comprenderá el valor de la familia y de la conexión con los seres queridos. Lo mejor, la estética inspirada en la colorida tradición mexicana, con su calacas, las flores y la música.

Publicidad

Un toro enamorado de las flores

Por su parte, Ferdinand, nueva adaptación al cine de la novela de Munro Leaf con dibujos de Robert Lawson (Ferdinando, el toro), es una película que denuncia la violencia y apuesta por la paz, que señala con el dedo la brutalidad de las corridas de toros y que, sin que sus creadores lo hayan buscado voluntariamente, da para unos cuantos chistes en esta España del procés. A Ferdinand le sobrecoge la visión de la bandera española.

Dirigida por el brasileño Carlos Saldanha, responsable de Río y de las entregas de Ice Age, la película está protagonizada por un imponente toro de lidia, un pacifista sensible a las flores que se niega a embestir a sus compañeros. Su idílica existencia cambia el día que le eligen para ir a la plaza. Más blanda que la novela que se publicó hace 81 años, la película se beneficia de la experiencia de su director con otros filmes de animación anteriores.

Publicidad

El oso peruano más british

Otro animal, un ilustre de las historias infantiles, Paddington, es el protagonista de otra de las películas navideñas para el público infantil. La segunda entrega de las aventuras del oso peruano en Londres, Paddington 2, está de nuevo dirigida por Paul King y es más entretenida que la primera. Ahora, completa y felizmente integrado en la comunidad de Windsor Gardens, se dedicará a hacer diferentes trabajos para comprar un libro a tía Lucy. Pero cuando lo roban, él tendrá que detener al ladrón.

Adaptación al cine del libro de Michael Bond, la película tiene acción y es altamente entretenida. Háganse un gran favor, vayan a verla en versión original, el tesonero esfuerzo de Paddington por hablar un inglés al mejor estilo británico es una de las mejores bazas del filme. La distinguida voz es la de Ben Whishaw, a quien acompañan, entre otros, Jim Broadbent, Hug Grant, Brendan Gleeson y Sally Hawkins.

Publicidad

Para cristianos y amantes de Santa Claus

Más animación y más animales. Se armó el belén –nada que ver con la película que protagonizó Paco Martínez Soria en 1970- es una revisión de la Navidad con animales. Un burro, una oveja y una paloma siguen a una estrella especial. Dirigida por el debutante Timothy Reckar, es especialmente apta para niños y familias cristianas, si no, puede saltársela tranquilamente.

Y llegamos a Santa Claus. Este año directamente desde Noruega llega Un intercambio por Navidad, historia de un carpintero que intercambia papeles con Santa Claus con la intención de que sus tres hijos vivan las mejores navidades de su vida. Terje Rangnes dirige la película, adaptación de la novela de Alf Prøysens.
Si a usted y su familia no les va tanto la vena sensible y se divierten más con la acción y el humor, la película de estas Navidades, además de la mencionada Gremlins, puede ser Jumanji: bienvenidos a la jungla, segunda y tardía entrega de Jumanji (1995, de Joe Johnston). Dirigida en esta ocasión por Jake Kasdan, está protagonizada por Jack Black, Dwayne Johnson, Kevin Hart y Karen Gilliam y es la aventura de cuatro adolescentes atrapados en un videojuego enfrentándose a fieras de la jungla.

Publicidad

Publicidad